Skip to main content

Full text of "El sacristán toreador : sainete en un acto y en verso"

See other formats



U ESCENA ESPAJJ0£4 




^x^ W£^554£t;¿; 



EL 




SACRISTÁN TOREADOR 



SAÍNETE 



EN UN ACTO Y EN VERSO 



original de 



TOMAS INFANTE PALACIOS 



MADRID 

Imprenta de «La Escena Española: 

Carretera de Aragón, 5, hotel 2.° 

1881 — "* 



i 



J> 






EL SACRISTÁN TOREADOR» 



Digitized by the Internet Archive 
in 2013 



http://archive.org/details/elsacristntoread2687infa 



EL SACRISTÁN TOREADOR 



SAÍNETE 



EN UN ACTO Y EN VERSO 



ORIGINAL DE 



TOMÁS INFANTE PALACIOS 



■ ■ ? nj ^eH" 



. MADRID 

Carretera de Aragón, 5, ftoíeí 2." 

1881 



PERSONAJES 

Doña Nemesia {esposa del alcalde).. 

» Librada (ídem del médico). . . 

•» Tecla (ídem del boticario) 

Gitana 

Don Panfilo (alcalde) 

y> Pablo (médico) 

» Lindo (boticario) 

Chiri vitas (sacristán) 

Granizo (criado) 

Capa-Rota (torero) 

Gente del pueblo, etc. 



Esta obra es propiedad de su autor y pertenece en 
administración á la Galería lírico-dramática La Escena 
Española de los Sres. Asensio, Maciá y Compañía, y 
nadie podrá sin permiso de éstos reimprimirla ni repre- 
sentarla en España y sus posesiones de Ultramar, ni en 
los países con los cuales haya celebrados ó se celebren en 
adelante tratados internacionales de propiedad literaria. 

El autor, se reserva el derecho de traducción. 

Los comisionados representantes de la Galería La 
Escena Española son los exclusivamente encargados de 
conceder ó negar el permiso de representación, y del 
cebro de los derechos de propiedad. 

Queda hecho el depósito que marca la ley. 



ACTO ÚNICO 



Sala en casa del Alcalde D. Panfilo, decentemente amueblada. 



ESCENA PRIMERA. 



arreglando la escena: sale la Alcaldesa puerta derecha. 



Alcal, 

Gran. 
Alcal . 

Gran. 



Alcal 
Gran. 

Alcal . 

Gran. 

Alcal. 

Gran. 

Alcal. 

Gran. 



jAh, Granizo! 

(¡La Alcaldesa!) 
¡Que no falte por Dios santo 
ni la más mínima cosa! 
Pierda usiria cuidao 
que en encargándome yo 
de cualquiera receptáculo, 
hasta que sale á mi gusto 
ya no vivo ni descanso. 
¿Los sorbetes?... 

Aquí están; 
pero no sin gran trabajo. 
¿Trujeron? 

Media docena. 
¡Docena y media, bellaco! 
Eso fué lo que encargué. 
Pues yo lo entendí al contrario. 
¡Si no sirves para nada! 
¡Eso nó! Voy á probarlo 
y en este mismo momento. 



Alcal. 
Gran. 

Alcal. 

Gran. 
Alcal. 



Gran. 
Alcál 



Gran. 



Alcal 
Gran. 
Alcal 



Gran. 



Estos tres, pá el boticario 

que es el que más ha influido 

en que salga diputao 

el señor Alcalde... ¡Bueno! 

Verá ucé como lo allano. 

Este par á su señora 

que es más fría que un carámbano, 

le vendrá, que ni de molde 

(¡para un dolor de costao!...) 

y este otro que está de non... 

Se lo das al boticario; 

y los demás sorberemos... 

¡Lo que quede en los seis platos! 

¡No veo otra compostura! 

¿Eso dices? 

¡Pues es claro! 
Agradece á mi prudencia 
y al tener hoy convidados 
el no salir ahora mismo 
de mi casa más que á palos. 
¿Es así como obedeces 
gran bribón á mis mandatos? 
Señora, yo... 

Punto en boca. 
¿Háse visto igual descaro?... 
¿La libra de chocolate 
que ayer te encargó don Panfilo, 
la llevaste al señor cura? 
Fielmente cumplí el encargo; 
y al cumplirlo; dijo, dice; 
dile Granizo á tu amo, 
que en el alma le agradezco 
este pequeño agasajo; 
pero que la mercancía 
es ardiente á no dudarlo, 
y no le hará buen provecho 
al que está tan inrritado. 
. Ya me presumo con quién. 
(¡Con lo corto del regalo!) 
. Corriente, que no la tome: 
déjala allá en el armario. 
Vamos á ver; ¿los bizcochos? 
Cátelos aquí esperando 
que alguno les clave el diente 



Alcal. 

Gran. 

Alcal. 

Gran. 



Alcal . 



Gran. 
Alcal 
Gran. 
Alcal 
Gran. 
Alcal , 



Gran. 



de los que fueren llegando. 
¡De eso abunda! 

¿La cerveza 
para el médico don Pablo, 
la trujiste? 

¡Ese, señora, 
es el trance más amargo; 
la cerveza! 

¡Bueno fuera 
que se te hubiese olvidado 
también, para fin de cuento! 
¡No en mis dias! Pero el caso 
es, que no truje bastante 
con motivo de que ogaño, 
según me dijo Benito, 
primo segundo del manco, 
la hiél y á más la vinagre 
son artículos muy caros. 
¿Pues acaso se compone 
de ingredientes tan estraños? 
¡Calla y no digas simplezas 
si es posible! 

Ya me callo. 
¿Los dulces?... 

Helos aquí. 
¿Y la naranja?... 

En los vasos. 
Está bien; vete allá fuera 
y al descuido con cuidado 
avisa si viene alguno 
mientras me voy atusando. 
(¡Por la frase se desprende 
que vá andar la mano é gato!) 



ESCENA n. 



Alcaldesa, SOla. 



¡Ni un momento de reposo 

tengo desde ayer mañana! 

¡Qué angustias, señor; qué angustias! 



8 



¡Qué temor y qué esperanzas! 
¡Mi marido por un lado 
perorando allá en la plaza, 
ganando á los electores 
en provecho de su causa, 
mientras y ó, la diputesa 
ó más bien, la diputada, 
estoy en perpetua lucha 
con esta infame canalla! 



ESCENA III. 



La Alcaldesa, Granizo, al foro, y á pOCO Don Pablo y Don» 
Librada. 



Gran. 
Alcal. 

Pablo. 

Alcal. 
Libra. 



Alcal. 
Pablo. 
Libra. 



Alcal. 
Libra. 



¡Para entrar, piden permiso 
don Pablo y doña Librada! 
Adelante; bien venida. 
¡Hola, don Pablo Castañas! 
¿Qué tal vá? 

¡Bien de salud! 
Aquesta es la que está mala. 
¿Y los niños? 

Al mayor 
me lo he dejado con náuseas 
hará como diez minutos, 
arropadito en su cama. 
No sé que tiene; anteanoche 
le dimos una naranja, 
y por lo visto, Alcaldesa, 
se le indigestó la cascara. 
¿Las come con ellas? 

¡Toma! 
¡Si el chico es un traga-aldabas! 
Pero hablando de otra cosa; 
¿es cierto que habrá cucañas 
y corrida de novillos 
esta tarde?... ¡Vaya, Vaya! 
¿Y matará?... 

¡El sacristán! 
¿Chiri vitas? ¡Ay, qué gracia 



tendrá el sacristán matando! 

Oye: ¿y tú, por qué no matas? 
Pablo. ¡Porque pico!... 
Gran. (¡Y porque el médico 

de su parroquia se encarga!) 
Libra. ¿Con que diputado? 
Alcal. Sí. 

Libra. ¡Pues el serlo, es una ganga! 
Pablo. ¡Doy á ucé la enhorabuena! 
Gran. (Vaya usia en hora mala; 

adulador, zalamero: 

¡eso lo dices de rabia!) 
Alcal. Y yo la aceto don Pablo, 

la aceto con toda el alma. 
Pablo. ¿Habrá un vaso de cerveza 

para mí, que tengo ganas? 
Alcal. ¡De todo como en botica! 
Libra. ¿No vino la boticaria? 
Alcal. Por el rato que la espero 

paréceme que ya tarda. 

¡A ver, Granizo! 
Gran. ¡Señora! 

Alcal. ¡Sirve cerveza! 
Gran. (Metralla 

serviría de buen grado 

á ver si así reventaba.) 
Alcal. Apropingua la bandeja 

de los dulces y las pastas. 

¡Tome algunos! 
Libra. ¡ Vade retrol 

La confitura empalaga; 

pero sabré aprovecharme 

de un vasito de naranja. 
Alcal. Franqueza como en la China, 

que allí todo es confianza. 
Pablo. ¡Poder de Dios, Alcaldesa 

esta cerveza está agria! 
Libra. Y á humedad sin duda sabe 

este líquido... ¡caramba 

qué mal sabor!... 
Alcal. Dispensad. 

Librad. Por nosotros dispensada. 
Pablo. Pues no faltaba otra cosa... 
Gran. (¡Si no que no dispensaran!) 



10 

Alcal. Ese bellaco, la culpa 

tiene de cuanto aquí pasa. 
Le mandé... 

Pablo. No hay que reñirle 

que hoy es dia de hacer gracia. 

Alcal. Vete allá fuera y espera 

á que se te llame... ¡marcha! 

Librad. ¿Diga ucé; no bailaremos 
siquiera una contradanza 
antes de salir de aquí 
y marchar hacia la plaza? 

Alcal. Está demás la pregunta. 

Pablo. Por ser pregunta escusadá. 



ESCENA IV. 



DichOS, Don Lindo, Doña Tecla y Granizo, 



Gran. 



Alcal. 
Tecla. 

Alcal. 
Tecla. 
Lindo. 
Pablo. 

Tecla. 

Alcal. 

Todos. 

Alcal. 

Tecla. 

Gran. 

Tecla. 



El boticario don Lindo 
y su esposa doña Tecla, 
licencia piden de entrar 
si es que ucé les dá licencia. 
Diles que pasen. 

¡Señores! 
Felices doña Nemesia. 
Adiós. 

¡Señora Librada!... 
Don Pablo aunque ucé no quiera. 
Saludo á ucé como debo 
don Lindo. 

(¡Cuánta pamema!) 
Ensillarse. {No se sientan.) 
Se agradece. 
¿Y que tal de la jaqueca? 
Kegular; más de la gota... 
(Así fuese la serena.) 
Me encuentro yo no sé cómo. 
Hace ya semana y media 
que estoy rabiando, hija mia. 
¿Y don Panfilo Callejas 
diputado en propiedad 



11 

por el distrito de Illescas 
dónde está que no le veo? 

Alcal . Sin duda en la plaza queda 
dando sus disposiciones 
para comenzar la fiesta; 
como hay novillos, se trata 
de improvisar la placeta 
y levantar el tablado 
que ha de servir á la orcuesta. 

Tecla. ¡Por supuesto que en la broma 
será ucé la presidenta! 

Alcal. ¡Es claro! 

Lindo. (Qué cosas tienes.) 

Libra. Tiene cosas doña Tecla 

de palurda, ¿no es verdad? 

Pablo. No empieces con indirectas. 

Lindo. ¿Es cierto que el sacristán 
me vá á pasar de muleta 
á un toro, y que por remate 
le dará muerte cruenta? 
Yo lo dudo; pues no sé 
que nociones tener pueda 
el bueno de Chirivitas 
para entablar con la fiera 
una, como si digéramos 
especie de lucha interna. 

AlcAl. ¡Don Lindo, si es un becerro 
el que sale á la palestra 
y apenas le apunta el bozo... 
es decir las agujetas! 

Lindo. ¡Ah! ¡Vamos! 

Alcal. ¡Ucé creyó 

que de buenas á primeras 
el infeliz Chirivitas 
inexperto en la materia, 
iba á ponerse delante 
de un toro de siete yerbas 
y á luchar con él! Pues hijo, 
ni que fuese un Lope Vega. 

Pablo. (¡Esta si que es gorda, Pablo! 
¡Lo siento por el poeta 
que le han hecho aquí empuñar 
el estoque á viva fuerza!) 
Yo creo que debe estar 



12 

trascordada su excelencia. 

Guillen fué torero, sí; 

mas lo que es ese, Alcaldesa... 
Alcal. ¡Nada de estraño tendría... 

bien puede serlo cualquiera! 
Pablo. ¿Hasta el que nombró? Corriente. 

Cada loco con su tema. 
Tecla. Todo el estudio consiste 

en ser ligero de piernas. 
Gran. (Por eso tú te quedabas 

con la gota de reserva.) 
Lindo. Cabal que sí. 
Alcal. ( Y además 

de los Madriles allega 

un torero de gran fama 

que le impregnará su escuela, 

Ír con un par de lecciones 
o matará en teda regla. 

Más silencio... ¿No escucháis? 

Sin duda que ya se acerca 

mi marido. 
Lindo. Hola, ¿sorbetes? 

¡Tomaremos uno! ¿Tecla, 

quieres refrescar? 
Tecla. No quiero. 

Lindo. Pues yo sí que esto refresca. 

(Voces dentro.) 

¡Viva nuestro Alcalde, viva! 

¡Viva el salvador de Ule seas! 

Viva nuestro diputao, 

que viva la diputesa. 



ESCENA V. 
Dichos. Don Panfilo, capa-rota y gente del pueblo al foro. 



Pánf. Mil gracias, amado pueblo 

en mi nombre y el de ella. 
(Uno del Callaisus, que vá el Alcalde 
pueblo.) £ soltarnos una arenga. 
Pánf. Ciudadanos; hoy estoy... 



13 

(¿Cómo estaré?) 

Capa. (En una pieza.) 

Pánf. En situación tan difícil, 

que no es fácil que mi lengua 
exprese los sentimientos 
que mi corazón encierra. 
Tan agradecido estoy. . . 
y esto lo digo de veras 
á los gratos sinsabores 
que me habéis causado... 

Capá. (Aprieta.) 

Panf. Que en beneficio del pueblo 
haré todo cuanto pueda. 
Vosotros vivid tranquilos 
que no son palabras huecas 
lo que os promete don Panfilo 
en posición tan violenta. 
Las aguas yo las traeré 
y las traeré de manera 
que habrán de pasar po aquí 
antes de la Noche-buena. 
No os hablo del desestanco 
por no ser de mi incumbencia; 
pero haremos lo posible 
para que no desmerezca 
la sal antaño vendida 
con la que ogaño se venda. 
Con que he dicho; retiraos... 

Pablo. ¡Por vida de la cerveza! 

(Voces.) ¡Viva don Panfilo! ¡viva! 

Capa. Güeñas tardes, caballeros 
y señoras. 

Todos. Buenas tardes. 

Pánf. Saludo á ucés como debo. 

Lindo. ¡Que mal me ha sentado Tecla, 
el maldecido refresco. 

Pánf. Presento á ucedes, señores, 
al muy renombrado diestro 
Juan Trifulcas Capa-rota, 
espanto de los toreros. 

Capa. Señor alcalde... (Qué guasa 
tiene esta gente de pueblo .) 
Dispense ucé que le diga 
que es favor que no merezco. 



14 

Tecla. Modestia. 

Alcal . Pura modestia. 

Tecla. Su facha no es de los buenos. 

Lindo . Este sin duda será 

un torerito de invierno. 

Capa. (Cuidao que he visto bichos, 
pero bichos como estos 
en mi vida los topé 
tan raros y tan escuetos.) 
Conque vamos al asunto 
y no perdamos el tiempo: 
¿quién de ucedes es el guapo 
que dará muerte al berrendo? 



Libra . 


¡Ay, berrendo! 


Capa. 


¡Esta señora 




es lila, por lo que veo! 


Pablo. 


¿Por qué es lila? 


Capa. 


Porque ignora 




la cualidad y hasta el pelo 




de lo que traigo entre manos 




en verano y en invierno. 


Lindo. 


¿Ves lo que yo te decia?... 


Tecla. 


Cabal; cogida tendremos. 


Panf. 


¿Chirivitas aun no vino? 


Capa. 


¿Quién es ese caballero? 




ESCENA VI. 




DichOS y CMrivitas. 


Chiri. 


Servidor y sacristán 




y por remate de fiesta 




un Jerónimo Jordán. 


Capa. 


El probarlo es lo que resta. 


Libra . 


¡Y viene vestido! 


Chiri. 


¡Claro! 




Mire uced y que saleros. 




Pues nó, que vendría en cueros 




(¡Ño he visto tipo más raro!) 




¿Cómo es la gracia de ucé? 


Capa. 


Juan Trifulcas Capa-rota. 



15 

Chiri. Entera me la jugué 

en un dos contra una sota. 
¡Por lo visto ucé es el diestro 
que viene á darle lección 
átodo un señor maestro!... 
¡Pues me gusta la aprensión! 

Todos. ¡Já! ¡Já! ¡Já! 

Al cal . ¡Buen humor gasta! 

Chiri. ¡Si el matar es un tranquillo! 
Lo mismo mato un novillo 
que mato toda una casta. 

Panf. Bien podrá ser en teoría, 
pero no sobre el terreno. 

Chiri. Dispensadme que me ría. 

¿Con quién de ucedes me estreno? 

Tonos. ¡Já! ¡Já! ¡Já! 

Lindo. ¡Qué bien discurre! 

Capa. (Este la vino á enmendar.) 

Chiri. Esta situación me aburre; 
yo lo que anhelo es matar. 
¡Salgan toretes aquí, 
que con dos pases de pecho 
y otros cuantos por derecho 
no se burlarán de mi! 
¡Toro! ¡Jé! Ya estoy en suerte: 
mete el bicho la cabeza, 
y entonces le doy la muerte 
con empuje y con fiereza. 

Capa. ¡Bien por Dios! ¡Voto á Caifas, 
que no sé por qué he venido! 

Chiri. Ucé nunca está demás 

£ara en caso de un descuido. 
iO que ignoro por completo 

del toro estando delante, 

si el toro no se está quieto 

como meto la tajante. 
Capa . Se aguarda la coyuntura 

de que el toro haga por uno. 
Chiri. No me parece oportuno 

que él haga por este cura. 
Capa. ¿Corre miedo?... 
Panf. ¿Y las bravatas? 

Capa. (Este mozo está de nones.) 
Chiri. Bueno es tomar precauciones 



16 

por si es ligero de patas. 
Capa . ¡Al cabo me hará reir! 

¿Y el recurso del toreo? 
Chiri. ¿Qué recurso? Yo no veo 

mas recurso que morir 

si el animal le dá alcance 

á Chirivitas ... ¡ canastas ! 

y si me quedo en las astas 

dígole á ucé que es un lance. 

Supongamos un momento 

y es bastante suponer, 

que el toro aprieta á correr 

cuando yo ni aun lo presiento 

y me engancha por la tripa: 

qué recurso, ni qué suerte 

me libra á mí de la muerte 

á no ser una chiripa. 
Capa. I Ucé se lo parla todo! 

¡Tiene miedo y es la nata! 

De matar no encuentra modo 

y á la vez dice que mata. 
Chiri. ¡No se ofenda! 
Capa. Es que me estraño. 

Chiri. ¡Cómo nunca he entrado en liza, 

me temo la gran paliza! 
Lino. (El sorbete me ha hecho daño.) 
Chiri. La lección. 
Capa. No es ocasión. 

Ya se la dará á ucé él 

cuando salga al redondel, 
Chiri. (No será floja lesión.) 
Capa. ¡Con que en marcha! 
Alcal. Despacito; 

nadie nos corre. 
Capa. Por mí... 

Alcal. Antes de salir de aquí 

Hay que bailar un poquito. 
Pablo. En baile, niña. 
Tecla. ¡Ilusiones! 

Librad. ¿Ucé baila? 
Capa. ¡Que si quieres! 

esa es cosa de mujeres 

y yo llevo pantalones. 
Tecla. Por mí renuncio; la gota 



17 

no me deja y es en valde 

que me niegue seor Alcalde. 
Capa. . Tomo parte si es la jota. 
Librad. ¡Uy! la jota! 
Capa. (¡Qué cinismo!) 

Es ucé lila y con creces. 
Pablo. ¿Cómo lila? 
Capa. Por dos veces; 

porque está forra en lo mismo, 
Pablo. Mejores... 
Capa. Que la charanga 

toque polka ó minué, 

antes que' me meta ucé 

todo un brazo por la manga. 
Pánf. ¡Haya paz! 

Capa. (Lo habrá á retazos.) 

Pánf. A bailar y viva el gusto; 

porque si yo me disgusto 

se acabará á farolazos. 
Todos. En marcha. 

Baile. 

Chirivi. Un compás de espera; 

si salgo en bien del fregado, 
ofrezco al apostolado 
un Chiri vitas de cera. 



Mutación de calle corta. 



ESCENA VII 



Capa-rota y la Gitana. 

Capa. ¿Quiere ucé hacerme el favor 
de parar los pies un poco, 
y de mirarme á la cara 
por un momento, pimpollo? 

Gitana. ¿Quiere ucé no ser pesao 



18 

que eso es compararse al plomo, 
y proseguir su camino 
cara de... (carnero mocho?) 

Capa. ¿Quiere ucé que la convide 
á manzanilla y á bollos, 
y que después nos vayamos 
derechitos á los toros? 
¿Quiere ucé quererme á mí 
que me estoy muriendo á chorros 
por su cuerpo sandunguero 
sin jonjanas ni... 

Gitana. ¡So tonto! 

¿No vé ucé que es imposible 
porque estoy queriendo á otro, 
y no estamos en Turquía 
y hay que respetar el coligo?... 

Capa. ¿De veritas? 

Gitana. ¡De veritas! 

Capa. Choque ucé esa mano. 

Gitana. Choco. 

Capa. Y ahora ya como si nada 

haya habido entre nosotros. 

Gitana. ¡Tiene chiste! ¿Pues qué ha habido? 
más que jaqueca y estorbo... 

Capa. Cinco duros tengo aquí. (Los saca.) 
Nena, que por lo redondos 
y por lo mucho que brillan 
se asemejan á tus ojos. 

Gitana. (¡No me parece tan feo! 

y es que lo miré de pronto.) 

Capa. Si quieres que los gastemos 
allá en la plaza en bizcochos, 
en manzanilla ó jerez 
ó en cintillos para el moño, 
dime que sí, resalada, 
y verás si los derroto. 

Gitana. Gástelos en lo que quiera 

que yo no mando en su bolso. 

Con que agur; y sepa ucé 

que me ha pegado un buen solo. 

Capa. ¿No quiere ucé, prenda mia 
que la acompañe tampoco? 

Gitana. Haga ucé lo que le plazca; 
más si encontramos al otro 



19 

le prevengo á ucé que tiene 
un geniazo como un toro, 
y de lo que pase, amigo, 
francamente, no respondo. 
Capa. Ande ucé, que ese percance 
nunca lo castiga el código. 



Mutación. 



Plaza de toros y corrida de novillos ajuicio del 
actor cómico. 



GUARDARROPÍA. 

Una bandeja grande con algunos dulces y pastas; 
muebles de lujo antiguos, una moneda de cinco duros 
para Capa-rota; cinco sorbetes figurados, uno verda- 
dero; dos botellas de cerveza y unos cuantos vasos de 
naranja. Los sorbetes con platillos: mesa con tapete: 
muleta y espada: cortina encarnada. 



FIN. 



a- 






■* 




*y